La contaminación como afecta la visión

Existen posibilidades  de que las enfermedades oculares también pueden aparecer por la contaminación  dispersa en el aire y el ambiente, a causa de esto se puede producir enrojecimiento, lagrimeo, irritación.

Factores como el smog, las partículas de polvo o polen, los ácidos esparcidos en el aire y la luz ultravioleta son fenómenos que afectan nuestros ojos, después de los factores hereditarios, además se consideran impulsores de las enfermedades del ojo como conjuntivitis o cataratas.

La contaminación del ambiente perturba directamente la composición de la película lagrimal, cuya función es conservar la transparencia y funcionalidad de la córnea. De esta manera se forman las imágenes correctamente, impidiendo la aparición de los defectos refractivos, además evita la resequedad del ojo al contacto con sustancias nocivas.

Si bien es cierto, que la medida preventiva podría ser el uso de gafas también es necesario visitar periódicamente a un médico oftalmólogo para que se realice exámenes preventivos y de ser necesario someterse a una cirugía para corregir cualquier anomalía que aparezca por factores ambientales.