Efectos visuales generales que conviene asumir a la hora de conducir

La conducción requiere de la vista como sentido  principal, es por eso que recomendamos tener consideraciones . Los efectos oculares o visuales más característicos y reconocibles a la hora de conducir tienen que ver con nuestra agudeza visual, y con la capacidad de enfocar lo que realmente tiene interés para la conducción. Dependiendo de la capacidad de atención y estado visual compensado del conductor, de su edad y de su preparación conduciendo no nos podemos confiar puesto a que muchas veces podemos tener una muy buena atención y experiencia manejando, pero jamás nos hemos realizado un control visual.

 

La agudeza visual versus la fatiga visual

La fatiga visual aparece cuando no se descansa lo suficiente o  llevamos muchas horas conduciendo, cuando lo hacemos en situaciones estresantes, y sobre todo cuando lo hacemos con falta de luz: de noche. Ejemplo: Cuando un Trabajador está muchas horas frente al PC y decide viajar el día de hoy. En esos casos, la vista sufre por la constante acomodación de la pupila, por la tensión que supone intentar escudriñar en la oscuridad, por los erráticos deslumbramientos de los coches que vienen por detrás, o que van en sentido contrario, y por múltiples motivos más (lluvia, suciedad del parabrisas, niebla…).

Por mucha agudeza visual que tengamos en condiciones “normales”, de día y de noche todos sufrimos fatiga, en la noche es mucho mayor dado el esfuerzo visual con poca luz. A veces escuchamos a alguien afirmar que de noche puede conducir más horas y sin cansarse, y eso, lamentándolo mucho no es verdad. Creerá que no se fatiga, pero sí lo hace por los motivos que estamos describiendo, y porque los humanos somos seres diurnos. Nuestra capacidad visual baja muchos puntos de noche, y en términos relativos, conducir de noche entraña más riesgo, y es más cansado, pero ojo no hay que descuidarse en el día que también existen factores como los reflejos del sol en el parabrisas  y el exceso de luz.

Hemos de conocer esto para salir seguros, sabiendo que:

– De noche nos vamos a fatigar más.

-Deberíamos parar más a menudo.

-Evitar viajes muy largos en la oscuridad de la noche.

-Tomar más horas de descanso.

-Utilizar sus lentes correspondientes.

-Ser considerado al sentir fatiga, es decir, detenerse cuando tengan síntomas asociados.

– Ocupar Gafas de Sol.

 

El ‘qué ver’, y el ‘dónde está’

Existen diferencias entre conductor experto y novato, dependiendo de su capacidad de atención. Sin embargo, ambos poseen riesgos de tener accidentes (por razones de experiencia), pero también por no tener consideración en su salud visual.

Se debe considerar los síntomas asociados a la fatiga visual:

-Cefalea Frontal

-Visión Borrosa (desenfoque o visión doble)

-Sensación de pesadez en los ojos y párpados

 

Como también los síntomas generales:

-Estrés

-Falta de descanso

-Somnolencia

 

Todo, en general va relacionado a los factores que se debe considerar en la conducción de día o de noche.